InicioPlantas¿Qué puedo sembrar? Guía de plantas para principiantes

¿Qué puedo sembrar? Guía de plantas para principiantes

Si eres nuevo en el mundo de la jardinería, lo primero que puedes pensar es por dónde empiezo. Hay tantas plantas que puede resultar abrumador. ¿Cómo saber cuáles van a prosperar en su jardín? ¿Qué plantas le proporcionarán el mayor rendimiento por su esfuerzo? ¿Cuánto tiempo y luz solar necesita cada planta?
Aunque empezar un huerto desde cero no es para todo el mundo, no hay nada más gratificante que cultivar tus propios productos. Empezar un huerto como principiante no tiene por qué ser difícil, siempre que sepa qué plantar. Aquí hemos recopilado una lista de algunas de las mejores plantas para los principiantes que quieren cultivar sus propios alimentos en casa.

Frijoles

Si estás empezando con la jardinería, querrás cultivar algo que produzca muchas plantas por pie cuadrado, que sea fácil de cultivar y que no sea demasiado caro. Las alubias son una buena opción. Las judías tienen un alto contenido en proteínas, son relativamente baratas, pueden cultivarse en grandes cantidades en un espacio reducido y son fáciles de cultivar. Además, están relativamente libres de enfermedades y pueden cultivarse en la mayoría de las zonas del país.

Puedes empezar pronto con tus plantas de judías, ya que no necesitas hacer muchos preparativos para plantarlas. Basta con esparcir las semillas por el suelo y cubrirlas con una ligera capa de tierra. Si vas a cultivar tus judías en un recipiente, asegúrate de elegir una maceta lo suficientemente grande como para que las plantas puedan crecer. No querrás que las raíces se queden apretadas y tengan poco espacio para crecer.

Remolacha

Si quieres añadir un poco de sabor a tus comidas, el ruibarbo es una buena opción. El ruibarbo es originario de Siberia, pero ahora se cultiva como planta perenne en muchas partes del mundo. El ruibarbo es fácil de cultivar y produce hojas grandes y almidonadas que tienen un gran sabor en tartas, compotas y postres. Puede parecer que el ruibarbo es difícil de cultivar, pero en realidad no lo es, siempre que se elija la variedad adecuada y se sepa cómo cuidarla.

Si vives en un clima más frío, deberás empezar a cultivar el ruibarbo en el interior unas 6 semanas antes de la última fecha media de heladas. Puedes empezar con semillas en una maceta o comprar plantas jóvenes de ruibarbo en tu tienda de jardinería. Cuando elijas una variedad de ruibarbo, deberás buscar una que esté designada como planta de zona de rusticidad 3 o 4 del USDA. Estas variedades resistentes sobrevivirán al invierno y prosperarán en climas más fríos.

Brócoli

El brócoli es una verdura deliciosa que puede disfrutarse durante todo el año, incluso cuando el tiempo se vuelve frío. Aunque el brócoli es un poco más difícil de cultivar que otras verduras, puede merecer la pena el esfuerzo. El brócoli se cultiva mejor en un entorno bastante cálido, por lo que deberás asegurarte de que tu jardín recibe mucha luz solar.

Antes de plantar las semillas de brócoli, asegúrate de que el suelo tiene un pH de entre 6 y 7. La temperatura ideal para cultivar brócoli es de 65 grados Fahrenheit. Cuando plantes las semillas, asegúrate de que están colocadas a unos 2,5 cm por debajo de la superficie del suelo y de que las filas están separadas unos 30 cm. El brócoli crece bien tanto en una cama elevada como en una parcela de jardín tradicional, aunque una cama elevada puede ser más fácil de manejar.

Coles

La col es otra planta bianual (es decir, tarda unos 2 años en crecer hasta la madurez), pero es un alimento básico en muchas cocinas. Puedes comer coles en cualquier fase de maduración, desde las pequeñas hojas jóvenes hasta las grandes y sabrosas cabezas. Si no estás seguro de qué plantar, los coles son una apuesta segura. Incluso puedes optar por cultivar algunas variedades diferentes para tener una variedad de coles disponible todo el año.

Las coles son plantas resistentes que se desarrollan mejor en zonas con veranos cálidos y secos e inviernos suaves. Deberás elegir una variedad que se adapte a tu clima local. Las coles se alimentan mucho, así que asegúrate de abonar las plantas con regularidad. A medida que las plantas crecen, asegúrate también de regarlas con regularidad. No debes dejar que las plantas se sequen demasiado, ya que de lo contrario podrían pudrirse las raíces de las coles.

Zanahorias

Las zanahorias son probablemente una de las primeras verduras que te vienen a la mente cuando piensas en cultivar tus propios alimentos. Puedes comer las hojas, las raíces e incluso las flores. Las zanahorias son una de las hortalizas más fáciles de cultivar y son una buena opción para los jardineros de todos los niveles. Las zanahorias también son una buena opción para los jardineros que quieren plantar una gran cantidad de verduras en un espacio reducido.

Las zanahorias pueden plantarse a principios de la primavera o a finales del verano, dependiendo de dónde vivas. Sin embargo, si cultivas las zanahorias en el interior, puedes sembrar las semillas en cualquier momento del año. Las zanahorias crecen mejor en un suelo suelto, arenoso y con mucha materia orgánica. Antes de plantar las zanahorias, añade un poco de abono a la tierra para aumentar su fertilidad.

Coliflor

Si alguna vez has comido un plato mexicano a base de verduras, probablemente hayas disfrutado del sabor del coliflor. El coliflor es un miembro de la familia de las coles, y se suele comer cocido. El coliflor es fácil de cultivar y produce una gran cantidad de cultivos en un espacio relativamente pequeño. La coliflor suele cultivarse como planta anual, pero en algunas zonas puede sobrevivir al invierno como planta perenne.

La coliflor es una planta de clima cálido, por lo que deberás esperar a que el suelo se caliente antes de plantarla. La coliflor es fácil de cultivar y no necesita ser plantada en un suelo rico. De hecho, prefiere un suelo rico en nitrógeno y sin mucha fertilidad.

Maíz

El maíz es uno de los cultivos más versátiles que puedes cultivar. Puedes comerlo como verdura o utilizar los tallos y los granos para hacer todo tipo de cosas, como harina de maíz, pan de maíz y otros platos. El cultivo de maíz requiere más esfuerzo que el de otras hortalizas, pero merece la pena.

Puedes plantar maíz en primavera o en otoño en la mayoría de las zonas, aunque deberás elegir una variedad que se adapte a tu clima local. Puedes plantarlo en un lecho de jardín o en un contenedor grande. También puedes plantarlo en lechos elevados o en un jardín «sin labranza».

Pepinos

Si te gusta el sabor tropical del melón, pero quieres algo que no sea tan acuoso y soso, prueba a cultivar pepinos. Los pepinos están emparentados con el tomate y tienen un sabor muy parecido. Puedes consumir los pepinos de varias maneras, desde comerlos como verdura hasta añadirlos a los sándwiches o a las ensaladas.

Los pepinos no son muy exigentes en cuanto a las condiciones de cultivo, pero necesitan al menos 6 horas de luz solar al día. También necesitan un suelo rico en materia orgánica, pero que drene bien. Espere a que la tierra se caliente antes de plantar los pepinos y asegúrese de regarlos regularmente.

Leer más

Si quieres empezar tu huerto con fuerza, plantar un cultivo de cobertura es una buena forma de preparar el suelo. Un cultivo de cobertura es un cultivo que se planta en tu jardín como cobertura del suelo durante la temporada baja. Esta práctica también se conoce como abono verde. Los cultivos de cobertura se utilizan para proteger el suelo de las temperaturas extremas, prevenir la erosión, añadir fertilidad al suelo y suprimir las malas hierbas. Los cultivos de cobertura suelen plantarse en otoño y luego se labran en el suelo antes de plantar un huerto en primavera. Hay muchos tipos de cultivos de cobertura que se pueden plantar, como la avena, el centeno y las legumbres, como la alfalfa o el trébol.

La col rizada es un cultivo muy rico en nutrientes y fácil de cultivar. Aunque se considera una hortaliza, también puedes comer las hojas de la col rizada como ensalada y utilizarlas en recetas. La col rizada es especialmente fácil de cultivar en interiores como cultivo de otoño o invierno. Se puede cultivar a partir de semillas o comprar plantas en un centro de jardinería.

Los guisantes y las judías son fáciles de cultivar juntos porque tienen condiciones de crecimiento similares. Ambas son plantas fijadoras de nitrógeno que pueden ayudar a enriquecer el suelo mientras crecen. Los guisantes y las judías también son buenos cultivos trampa porque atraen ciertas plagas lejos de otras plantas del jardín. Además, son una gran adición al huerto porque son nutritivos y fáciles de cultivar.

RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Most Popular

Recent Comments